viernes, septiembre 24, 2021
viernes, septiembre 24, 2021

Un estudio científico de 2007 ya predijo que el coronavirus del murciélago era «una bomba de relojería»

Estaba escrito. Desde hace trece años. "La gran presencia de virus como el SARS-CoV en murciélagos, junto con la costumbre de comer mamíferos exóticos en el sur de China es una bomba de relojería", señalaban entonces científicos de Hong Kong.

Te puede interesar

Un estudio científico de 2007 ya predijo que el coronavirus del murciélago era "una bomba de relojería" 1
Juan Antonio Moreno
Licenciado en Periodismo por la US en 2010, ha trabajado y hecho colaboraciones desde entonces en prensa (ABC de Sevilla, El Correo de Andalucía), radio (Punto Radio Sevilla, Radio Marca, Onda Regional Murcia) y televisión (Doce TV, Vivamóvil TV y Deportes Cuatro). Actualmente es redactor jefe y editor de Doce Noticias Mairena en Doce TV.

Un estudio científico de 2007 ya predijo que el coronavirus del murciélago era «una bomba de relojería»

No es casualidad la pandemia del coronavirus. Era algo que los científicos preveían. Estaba escrito. Desde hace trece años. «La gran presencia de virus como el SARS-CoV en murciélagos, junto con la costumbre de comer mamíferos exóticos en el sur de China es una bomba de relojería», señalaba un estudio científico en 2007 realizado por la Universidad de Hong Kong en una publicación que pasó desapercibida para la gran paoblación y se ha convertido en una «profecía autocumplida». El estudio original lo puedes consultar aquí.

Este estudio científico de 2007 lo realizaron Vincent CC Cheng, Susanna KP Lau, Patrick CY Woo y Kwok Yung Yuen, pertenecientes al Departamento de Microbiología, Centro de Investigación de Infecciones e Inmunología de la Universidad de Hong Kong (China).

La proliferación de estos virus en los murciélagos y la tradición de comerlos, un problema que se veía venir

Hasta 2003 solo se conocían 12 tipos de coronavirus. Ese año apareció el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV), que provocó una alta mortalidad de manera abrupta. Afectó a 8.098 personas y mató a 774, principalmente en China, con una tasa de mortalidad bruta del 10 por ciento.

Desde entonces, diversos grupos de investigación se centraron en conocer la naturaleza de esta familia de virus tan mortíferos para el género humano, del que ahora se conoce su comportamiento así como la existencia al menos de otros 36 tipos diferentes.

También se halló que los murciélagos de herradura son el reservorio natural del virus y que el virus pasó al hombre a través de las civetas, un «anfitrión perfecto» que podría amplificar su magnitud debido a las condiciones de hacinamiento en el que se encuentran estos animales y la falta de salubridad en los mercados húmedos de Wuhan.

El coronavirus tiene origen natural, pero el hombre es responsable indirecto de su alta peligrosidad

Está demostrado que el coronavirus tiene un origen natural. Así lo demuestran multitud de estudios publicados por científicos que explican perfectamente la trazabilidad del virus. Por tanto, teorías conspirativas en las que el hombre es el creador del Covid-19 no tienen cabida en un discurso serio.

Lo que también empieza a ser cada vez más unánime es la influencia del hombre para que esta enfermedad haya pasado los límites de lo local para convertirse en una pandemia mundial transmitida a una velocidad nunca antes conocida.

El catedrático de Zoología de la Universidad de Huelva José Prenda, señaló en el Especial Informativo de Doce TV y Vivacable TV que «la sobrepoblación humana y la alta movilidad han hecho que este virus se haya convertido en un problema mundial». «Si analizamos el mapa de vuelos diarios que hay en el mundo veremos que hay un flujo permanente de aviones desplazando a personas», señala. Lo que unido a la alta densidad de población, han hecho que la enfermedad se convierta en una bomba para las autoridades sanitarias de todo el mundo. Una enfermedad con una rapidez de propagación nunca antes conocida a tan amplia escala.

La actividad humana sobre la biodiversidad también está detrás del coronavirus

Los más de 7.594 millones de habitantes del planeta necesitan recursos. Espacio, alimentos, energía… Recursos que extraemos de la propia naturaleza. Normalmente a costa de otras especies que pasan a sufrir situaciones de estrés poblacional, cuando no directamente la extinción.

Esta caída de la biodiversidad puede estar detrás de que existan menos especies que hagan «de filtro» del coronavirus entre el murciélago y el hombre.

Todo ello también se recoge en el estudio científico de 2007 que predijo la aparición de un brote infeccioso de coronavirus. «El rápido crecimiento poblacional y económico en China dio lugar a una creciente demanda de proteínas animales, lo que aumentó la caza e ingesta de mamíferos salvajes» como las civetas hacinadas en mercados húmedos como el de Wuhan, muchas de las cuales ya portaban el coronavirus.

  • Esperamos que nuestro artículo «Un estudio científico de 2007 ya predijo que el coronavirus del murciélago era «una bomba de relojería»» te haya gustado. Si deseas conocer más información sobre Ciencia y Salud en La Voz Información pulsa este enlace.
  • Si deseas conocer más información sobre el coronavirus en La Voz Información pulsa este enlace.

Más artículos

En Potior Lex Abogados disponemos de un equipo de expertos en las diferentes ramas del derecho que ofrecen asistencia personalizada.

Además contamos con un servicio de gestoría para empresas y autónomos que cuenta con expertos en confección de nóminas y seguros sociales, auditorías y contabilidad.

Un estudio científico de 2007 ya predijo que el coronavirus del murciélago era "una bomba de relojería" 2

Nos encontramos en Sevilla, en Calle Virgen de Luján, 30A, y en El Viso del Alcor, en Calle Encinas nº11. 

Pide cita para tu consulta, la primera es totalmente gratuita.

Si quieres saber más sobre nosotros, visita nuestra página web www.potiorlex.es o visita nuestras redes sociales.

- Publicidad -spot_img

¡Última hora!